viernes, 27 de junio de 2008

Vuelta al Obelisco en Argentina 78




El 26 de junio de 1978 el plantel argentino estaba disfrutando de la fiesta que le prepararon en el Plaza Hotel, de Buenos Aires. Pero César Luis Menotti debía cumplir con algo prometido y contaba: “Cuando pude me fui porque tenía que cumplir una promesa. Para salir sin que me viera la gente, tuve que meterme en un camión de la policía. Un amigo mío, el Negro Nieva, me seguía con mi auto. Hicimos unas 5 o 6 cuadras y me pasé al coche. Como teníamos que hacer un poco de tiempo hasta que se despejara el centro de Buenos Aires, salimos derecho por avenida Libertador. Y en un bar en donde había muy poca gente se juntó todo el cuerpo técnico y unos amigos que llevaban la camioneta tipo Trafic y la ropa preparada”.

Y recuerda: “El Negro Nieva era el planillero, la llenó con los datos de los cuatro que íbamos a dar la vuelta al Obelisco: Saporiti, Poncini, Pizzarotti y yo”.

Nieva también contó que “Saporiti era el DT y planificaba los movimientos. Menotti tenía que correr como un diez atrasado, pero en cualquier momento podía pasar al ataque para agarrar la punta del pelotón”.

Y la historia sigue: “A eso de las 4 y media subimos a la camioneta y mientras íbamos para el centro nos empezamos a cambiar –dice Menotti–. Nos pusimos la camiseta de la Selección, el pantaloncito negro, las medias y zapatillas”.

Nieva estacionó la camioneta y Menotti vio por ventanilla que había como cien personas festejando. Y el DT sigue su relato: “En ese momento me dio una vergüenza bárbara. Poncini se animó y empezó a hacer precalentamiento en la 9 de Julio. Había unas chicas con las camisetas celeste y blanca y se puso a correr con ellas. Después bajaron los otros y me gritaban: ‘Bajá miedoso, no arrugués, cumplí tu promesa’”.

Y Nieva continúa: “Como se estaba demorando los intimé como un árbitro: ‘Bueno los equipos a la cancha’”. Entonces Menotti dice: “Y salté y empecé a correr, enseguida me di cuenta de que nadie me reconocía. Saporiti me gritó: ‘El diez al ataque, ahí me apuré, los pasé a todos y cuando terminé de dar la vuelta al Obelisco viene un tipo de frente y me reconoce ¡Menotti!, gritó”.

“El grito se escuchó y las otras personas se dieron vuelta y se me tiraron encima. Por suerte ya estaba cerca de la camioneta y alcancé a meterme antes de que me alcanzaran. El Negro puso primera y salimos rápido. No sé porque la gente no me había reconocido antes, les resultaría increíble, después nos reíamos mucho y terminanos en un café”. Promesa cumplida.

Imágenes: Cuerpo técnico en el Obelisco. Los técnicos Menotti, Rogelio Poncini, Roberto Saporiti y el profesor Ricardo Pizzarotti ,según ilustró Héctor Martínez.

Vicente Nieva, más conocido como el Negro Nieva, fue DT de Tigre e integró el cuerpo técnico argentino en el Mundial ’78. Es asiduo visitante de nuestra provincia y en charlas de largas sobremesas, siempre recuerda la anécdota del Obelisco.

1 comentario:

green card lottery dijo...

Thanks to the blog owner. What a blog! nice idea.